Riqui Puig: La estrella emergente de LaLiga

Riqui Puig: La estrella emergente de LaLiga

 


Riqui Puig: La estrella emergente de LaLiga

 

Aficionados y expertos del FC Barcelona de todo el mundo están muy entusiasmados con Riqui Puig, la estrella emergente más reciente que ha salido de La Masía.

 

La llegada de Quique Setién como entrenador blaugrana probablemente le dará al joven de 20 años una nueva oportunidad para demostrar su talento en LaLiga de Santander.

 

Muchos en el Camp Nou esperan que Puig, nacido en la provincia de Barcelona, aporte una nueva inyección de "ADN Barça" a un mediocampo que ya ha sido bendecido por Xavi Hernández y Andrés Iniesta, ganadores de varios títulos de LaLiga.

 

Al igual que otros famosos licenciados de La Masía, Puig no es el más grande -mide sólo 169cms- pero tiene el talento natural, la visión y la personalidad para dominar un partido.

 

Ricard 'Riqui' Puig Martí nació el 13 de agosto de 1999 en Matadepera, una localidad situada muy cerca de la casa natal de Xavi, Terrassa.

 

Su padre, Carles, jugó en el Terrassa -en las divisiones inferiores de Cataluña-, y Riqui empezó a jugar en las categorías inferiores del club de su ciudad natal antes de ser incorporado a los 14 años a la academia La Masía del FC.Barcelona.  

 

En febrero de 2018 debutó profesionalmente con el Barcelona B en Segunda B, la tercera división, con tan sólo 18 años y seis meses. Esa misma temporada llamó la atención al ser protagonista en la UEFA Youth League, aportando tres goles y tres asistencias, con el Barça ganando el trofeo tumbando al Manchester City en semifinales y al Chelsea en la final.

 

En 2018/19, Puig se estableció como una figura clave para el Barça B, ya que jugó 32 veces durante la temporada en Segunda B [tercera división]. Su potencial para llegar mucho más alto quedó patente gracias a sus habituales destellos de habilidad y visión de juego, y a una forma de llevar el balón con confianza a través de espacios reducidos que recordaban a un Iniesta más joven y pequeño.

 

Los fragmentos de esos momentos compartidos a través de las redes sociales hicieron que el adolescente se hiciera muy popular entre millones de devotos aficionados blaugrana de todo el mundo, que también se resintieron cuando el joven sufrió los agresivos desafíos de los defensores contrarios que no supieron apreciar de cerca su habilidad.

 

El anterior entrenador del Barça, Ernesto Valverde, le dio al talentoso joven una oportunidad en LaLiga Santander a finales de la temporada 2018/19, haciendo que empezara partidos contra el Huesca y el Celta de Vigo cuando el título ya estaba asegurado. Sin embargo, durante la primera mitad de la temporada 2019/20, su trayectoria en el primer equipo fue bloqueada por otros miembros del club sénior, incluso después de que cumpliera los 20 años en agosto, y aun siendo titular habitual en el Barcelona B.

 

Sin embargo, Setién dejó clara su admiración al incorporar a Puig en su equipo para el partido de su debut contra el Granada en el Camp Nou el 18 de enero. Y le mandó a sustituir a Ivan Rakitic con el marcador aún a cero a mitad de la segunda parte. A los cinco minutos, el joven había recuperado la posesión del balón presionando en posición ofensiva, y puso en marcha una jugada de pases que terminó con el capitán blaugrana Lionel Messi disparando a la red para marcar el gol de la victoria (1-0).

 

Setién tiene la reputación de confiar en los jóvenes jugadores desde su etapa en Las Palmas y especialmente en el Real Betis, donde Dani Ceballos y Fabián Ruiz se convirtieron en internacionales absolutos con España. Y el estilo de juego que Puig ha aprendido a través de su evolución en La Masía, y especialmente sus pies rápidos y su pensamiento aún más rápido, parece encajar bien con el enfoque táctico del nuevo entrenador, influido por Johan Cruyff.

 

Sin embargo, el Barça no está mal provisto de opciones en el mediocampo, ya que internacionales del calibre de Sergio Busquets, Frenkie De Jong, Arthur Melo, Arturo Vidal y Rakitic también están disponibles. Puig debe ser consciente de que tanto Iniesta como Xavi mostraron paciencia al principio de sus carreras. Sin olvidar que el tiempo está de su lado, el talento natural y el ADN del Barça de la última estrella en alza de LaLiga seguramente brillará.