Aumentan críticas al gobierno de Trump tras redadas

Aumentan críticas al gobierno de Trump tras redadas

 

Aumentan críticas al gobierno de Trump tras redadas

 

El operativo antiinmigrante en Mississippi dejó en desamparo a muchos niños que fueron atendidos por vecinos.

 

El gobierno de Donald Trump enfrentó ayer duras críticas por haber separado familias al arrestar a 680 personas sin papeles en redadas masivas. Estas ocurrieron horas antes de que el mandatario visitara El Paso, Texas, donde el sábado un hombre mató a 22 personas entre ellas varios hispanos.

 

Las redadas el miércoles en Mississippi, dejaron a muchos niños solos y dependiendo de vecinos para tener qué comer y dónde dormir, en escenas que desataron la cólera de opositores y activistas.

 

La oficina de migración ICE irrumpió en siete plantas de procesamiento de comida en seis ciudades de Mississippi, en la mayor operación antiinmigrantes en un solo estado en la historia del país. La planta de Koch Foods, uno de los mayores productores de aves de corral en EE. UU., en Morton, fue centro de uno de los operativos.

 

Los trabajadores detenidos fueron trasladados por agentes migratorios a un hangar militar para ser procesados por violar las leyes de inmigración.

 

 

Al salir de la escuela el miércoles, muchos niños de la ciudad de Foster, 80 km al este de la capital, Jackson, se encontraron con que sus padres no estaban en casa.

 

Según reportó la televisora local ‘WJTV’, vecinos e incluso desconocidos se ocuparon de ellos y los llevaron a un gimnasio cuyo dueño ofreció alojarlos.

 

Fotos y videos mostraron a los niños llorando, tapándose la cara, consolándose entre ellos.

 

“Gobierno, por favor, muestra que tienes corazón”, dijo llorando a las cámaras Magdalena Gómez, de 11 años. “Necesito a mi papá y mi mami, mi papá no hizo nada, no es un criminal”.

 

En las localidades afectadas, las escuelas lucían “casi vacías” ayer por la ausencia de niños hispanos. En varias fábricas muchos empleados no llegaron a trabajar.

 

Los ánimos de políticos y activistas de derechos humanos se caldearon. Joshua Tom, director legal de la ACLU en Mississippi –la mayor organización de defensa de derechos humanos del país–, escribió que “el presidente Trump continúa aterrorizando a nuestras comunidades con estas redadas innecesarias y crueles”.

 

“Yo no veo ilegales ni malas personas. Son solo familias: padres, madres que quieren algo mejor para sus hijos y trabajar. No son criminales”, afirmó Luis Espinosa del sindicato United Food and Commercial Workers (UFCW).

 

Sergio Castillo, un guatemalteco que lleva 16 años en Morton, intentaba ayer localizar a su hermano, que lleva 13 viviendo en EE. UU. y tiene una hija de cuatro años que es ciudadana estadounidense. “Estamos tratando de contactar a un abogado, pero dice que no puede hacer nada hasta que no sepamos dónde está y tenga un número de alien (un número de identificación asignado por ICE)”.

 

122 Mexicanos detenidos en las redadas, según la Cancillería mexicana. De ellos, 34 fueron liberados y se les entregó un citatorio de inmigración. Los 88 detenidos en centros migratorios son atendidos por personal consular mexicano.