Con la esperanza de lograr asilo

Con la esperanza de lograr asilo

 

Con la esperanza de lograr asilo

 

El flujo migratorio parece ser imparable en la región del Valle del Río Grande, Texas, pese a las advertencias del gobierno de Donald Trump y al reforzamiento de la seguridad fronteriza.

 

Esta área reportó en la primera semana de julio mil arrestos de indocumentados por día, cifra no vista desde 2014, cuando la región vivió su peor crisis migratoria, de acuerdo con la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

 

La autoridad estadounidense destacó que la mayoría de los arrestados corresponde a personas que se entregan al primer agente de la Patrulla Fronteriza que encuentran.

 

Recientemente, en Los Ébanos, Texas, un grupo de migrantes fue interceptado al ingresar ilegalmente a territorio estadounidense desde México. Más de 200 personas se entregaron voluntariamente luego de cruzar el peligroso Río Grande. Hombres, mujeres y niños solicitaron asilo y fueron trasladados a un centro de procesamiento en McAllen. 

 

Miles de migrantes esperan ahora en centros de detención y albergues se resuelva su destino tras abandonar sus países en busca de una mejor vida.

 

Mientras la presión contra los migrantes no se detiene: el Servicio de Inmigración de Estados Unidos (ICE) comenzaría este fin de semana un operativo, para deportar a miles de inmigrantes en situación irregular después de que en junio, Trump anunciara que deportaría a “millones de extranjeros ilegales”.