La salida del poder de Maduro que no se concretó

La salida del poder de Maduro que no se concretó

 

 

La salida del poder de Maduro que no se concretó

 

Trump, Putin y Guaidó habían acordado con el mandatario venezolano su exilio.

 

En medio del alzamiento militar y las protestas posteriores que afrontaba el gobierno de Nicolás Maduro el pasado martes, las declaraciones del asesor de seguridad de Estados Unidos, John Bolton en la Casa Blanca, sorprendieron a los periodistas.

 

“Figuras clave como el ministro de Defensa, el presidente del Tribunal Supremo y el jefe de la Guardia Presidencial han sido identificados como quienes estaban negociando con la oposición”, aseguró Bolton. “Pienso que Maduro está ahora dentro de una botella llena de escorpiones y ya es todo cuestión de tiempo”.

 

Bolton se refería a Mikael Moreno, Vladimir Padrino López y Rafael Hernández Dala, quienes quedaban en entredicho en medio de la “operación Libertad” en Venezuela.

 

Las declaraciones del asesor se daban horas después de la aparición de Juan Guaidó y Leopoldo López rodeados de militares armados en la Base La Carlota de Caracas anunciando el inicio del “fin de la usurpación” del poder por parte de Nicolás Maduro. Según declaró al diario El Español, Sergio Contreras –coordinador de Voluntad Popular en España–, López buscó alojamiento en la embajada de Chile, y luego se trasladó a la de España. No era un acto improvisado.

 

La maniobra contaba con el apoyo a nivel nacional e internacional. Según fuentes de El Español, el presidente ruso Vladimir Putin había aceptado la salida democrática tras obtener las garantías del presidente interino Guaidó, de que Rusia cobraría la deuda que Venezuela tiene con su mayor apoyo internacional.

 

Aunque el mandatario venezolano calificó de Golpe de Estado la maniobra de Guaidó, Maduro había aceptado el plan de su salida. Con Donald Trump, Putin y Guaidó acordó su viaje a Cuba, con avión preparado, según fuentes militares venezolanas.

 

En medio de la salida quedó Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, quien es considerado el número dos del régimen y que tiene encima una orden de busca y captura internacional librada por la DEA, la agencia antidroga de EE. UU.

 

Cabello aún controla a parte del Ejército, como representante de los jefes militares en los círculos de poder del gobierno. Y negándose a caer, se evitó que los opositores lograran el control de todos los mandos del Ejército. Y como detalle: para Cabello no se había diseñado una salida en la maniobra impulsada el 30 de abril.

 

“El problema es que los sublevados están armados… tanto como los fieles a Cabello”, explica Sergio Contreras. “Y ningún venezolano con dos dedos de frente quiere arriesgar un enfrentamiento entre militares o, peor, con civiles implicados”.

 

El opositor Juan Guaidó recibió ayer el respaldo de miles de seguidores y convocó a un paro escalonado en el país, mientras que el presidente Nicolás Maduro, prometió responder con mano dura. Ayer se dieron protestas que degeneraron en disturbios en Caracas con saldo de al menos 27 heridos. –AFP