Más de 6 mil 200 guatemaltecos esperan en México, luego de haber solicitado asilo en EE. UU.

Más de 6 mil 200 guatemaltecos esperan en México, luego de haber solicitado asilo en EE. UU.

 

 

Más de 6 mil 200 guatemaltecos esperan en México, luego de haber solicitado asilo en EE. UU.

 

Política Quédate en México, se implementa en varios puertos de entrada de EE. UU. desde principios de año y ha acabado con el sueño de más de 14 mil migrantes de toda la región.

 

Angustiados, desesperados y moralmente golpeados. Así se encuentran miles de guatemaltecos que luego de solicitar asilo en EE. UU. fueron regresados a las ciudades fronterizas de México, como parte del Protocolo de Protección al Migrante (PPM), política más conocida como Quédate en México.

 

Según datos de la iniciativa Trac Immigration, que recopila información de las cortes de Inmigración de EE. UU., desde enero hasta el 30 de junio pasado, 14 mil 152 solicitantes de asilo centroamericanos fueron devueltos a México, de estos, seis mil 125 son guatemaltecos, el 43.28 por ciento.

 

Así, pese a que las caravanas de migrantes fueron conformadas principalmente por hondureños, son los guatemaltecos los que más han solicitado asilo. La mayoría de los connacionales fueron retornados después de haber sido escuchados por tres cortes, la de El Paso, Texas, dos mil 474; Calexico, mil 957, y San Diego, mil 657, estas dos ciudades del estado de California.

 

De esa cuenta es que un gran número de guatemaltecos permanece en las ciudades mexicanas fronterizas con EE. UU., sobre todo en Ciudad Juárez, Chihuahua, colindante con El Paso, así como en Mexicali y Tijuana, ambas en Baja California, que limitan con El Paso y San Diego, respectivamente.

 

Del total de guatemaltecos, cuatro mil 937 aún esperaban su primera audiencia hasta junio, y seis mil 59 no contaban con una representación legal.

 

Organizaciones humanitarias alertan de que, en Ciudad Juárez, por ejemplo, no existen las condiciones óptimas para los migrantes centroamericanos y se han conocido casos en los que estos han sido asaltados, secuestrados y extorsionados, casi ni pueden salir porque cuando los delincuentes se percatan de que es un migrante con la intención de llegar a EE. UU. pueden secuestrarlos para pedir dinero a sus familiares en ese país.

 

Por si eso fuera poco, los albergues no se dan abasto y a muchos que retornan les ha tocado dormir en las calles o parques y según las proyecciones más pesimistas, EE. UU. podría seguir retornado a esa ciudad hasta 300 migrantes diarios.

 

De hecho, el Instituto Fronterizo Esperanza de El Paso, estima que solo a Ciudad Juárez han retornado 13 mil 100 personas de todas nacionalidades desde que está en vigencia Quédate en México.

 

En Tijuana la situación también es problemática. Aunque ahora el flujo de migrantes que van de Centroamérica a EE. UU. ha disminuido, ha habido un considerable aumento de aquellos que retornan desde ese país luego de haber solicitado asilo.

 

Erick Cardona, cónsul de Guatemala en Tijuana, misión que atiende casos en cuatro estados mexicanos confirmó que muchos connacionales han retornado desde EE. UU. asimismo, indicó que el consulado trata de gestionar albergue para ellos.

 

Lamentablemente, agregó, la desesperación ha hecho que muchos de los guatemaltecos varados en las ciudades fronterizas hayan tomado la decisión de regresarse a Guatemala.

 

En ese sentido la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) registra que, hasta finales de julio pasado, 86 guatemaltecos habían utilizado el Programa de Retornos Asistidos, vigente desde noviembre del año pasado y financiado por el Departamento de Estado de EE. UU.

 

En su más reciente informe, la OIM dio a conocer que las operaciones de retorno se están incrementado en el norte, principalmente desde Ciudad Juárez.

 

La organización explicó que “estos retornos se efectúan mediante un acompañamiento en el cual se asesora a la persona migrante sobre las implicaciones y consecuencias de abandonar el proceso”, en escencia, el que se pierde la oportunidad de optar a un asilo en EE. UU.

 

Pero el cónsul guatemalteco estima que muchísimos más han decidido volver al país, empujados por la decepción de que sus casos no progresan con agilidad y por la desesperación, puesto que muchos de ellos ya no tienen recursos para sobrevivir y no soportan largos periodos en albergues.

 

A algunos, los más afortunados, sus familiares en Guatemala o Estados Unidos les envían dinero para que renten un pequeño cuarto; sin embargo, es incierto hasta cuándo podrían estar en esa situación.

 

De tal manera que, según estimaciones de Cardona, unos tres mil guatemaltecos ya habrían regresado a Guatemala por sus propios medios. Resaltó que el trayecto de retorno por México es legal puesto que el documento que EE. UU. les extiende previo a regresarlos a las ciudades fronterizas mexicanas.