Presión a Guatemala para que se convierta en refugio de migrantes

Presión a Guatemala para que se convierta en refugio de migrantes

 

Presión a Guatemala para que se convierta en refugio de migrantes

 

El Presidente de Estados Unido amenazó a Guatemala que de no firmar el “acuerdo de Tercer País Seguro”, podría gravar las remesas y exportaciones.

 

El gobierno del presidente Jimmy Morales inició en mayo una serie de negociaciones con la administración del presidente de Estados Unidos (EE. UU.), Donald Trump, con el objetivo de establecer convenios de cooperación para detener el flujo migratorio hacia ese país. Entre estos se encontraba firmar el “acuerdo de Tercer País Seguro”. Sin embargo, esto no pudo ejecutarse, lo cual ha generado que el Presidente estadounidense intensifique las presiones hacia Guatemala.

 

“Guatemala, que ha formado caravanas y ha mandado un gran número de personas, algunas con registros criminales a Estados Unidos, ha decidido romper el acuerdo que tenían con nosotros, que era firmar el necesario “Acuerdo de Tercer País Seguro”. Nosotros estábamos listos para avanzar.

 

Ahora estamos en busca de un veto… Tarifas (para exportaciones e importaciones) tasas de impuestos para la remesa o todo lo relacionado. Guatemala no ha sido buena y por eso, gran cantidad de los impuestos estadounidenses que se destinaban a ese país, fueron recortados por mí hace nueve meses”, escribió Trump en su cuenta oficial ayer por la mañana.

 

Horas más tarde, la presión se extendió hacia los diputados guatemaltecos. Claver-Carone, consejero para Latinoamérica del presidente estadounidense, dijo a la agencia EFE que la Casa Blanca podría afectar a “aquellos miembros del Congreso de Guatemala que estén a propósito intentando no ejecutar un acuerdo que sería beneficioso para los dos países… Podemos buscar designaciones legales, podemos buscar restricciones de visas. Habrá medidas que se puedan tomar particularmente contra aquellos en el Congreso de Guatemala que estén buscando y están previniendo una solución que ayude a aquellos que buscan inmigrar”, explicó el asesor del mandatario de Estados Unidos.

 

El acuerdo de “Tercer País Seguro” consiste en que el país reciba como refugiados a migrantes de diferentes países para que esperen en Guatemala la respuesta de su solicitud de asilo.

 

El gobierno de Morales decidió no asumir su responsabilidad de las consecuencias que ha tenido esta negociación con EE. UU. y culpó a la Corte de Constitucionalidad (CC) de que Trump amenace con imponer impuestos a las remesas y modificar tarifas, ya que considera que la Corte le prohibió seguir cualquier negociación con Estados Unidos.

 

El presidente del CACIF, Juan Carlos Tefel, expresó su apoyo a Morales al responsabilizar a la CC de las amenazas que hizo Trump.

 

Mientras que el presidente de la CC, Bonerge Mejía, rechazó que ellos sean los responsables de la crisis diplomática que se enfrenta con EE. UU. y explicó que el amparo provisional otorgado al grupo de excancilleres se refirió solo a indicarle al mandatario que la firma de un acuerdo de esta naturaleza debe ser ratificado por el Congreso.

 

Morales anunció que presentó un recurso de revocatoria al amparo provisional otorgado, ya que el contenido de los acuerdos en discusión permanecían en una mesa de discusión de “alto nivel”.

 

Francisco Villagrán, exembajador de Guatemala en Washington D.C. y uno de los que interpuso el amparo ante la CC para prevenir la firma de un acuerdo de “Tercer País Seguro”, dijo que a pesar de que Trump admitió que sí se busca la firma del acuerdo, el gobierno de Morales lo sigue negando, y de aprobarse afectaría a Guatemala porque no se tiene la capacidad para albergar a migrantes de otros países.

 

Según Villagrán, Morales estaba dispuesto a firmar esto, sin importar lo que resolviera la CC, pero fue el Gobierno de EE. UU. el que detuvo la firma del acuerdo al existir una acción en la Corte.

 

Francisco Villagrán explicó que Trump sí puede ordenar al Departamento del Tesoro de EE. UU. que cree un impuesto para las remesas; sin embargo, es difícil que se pueda operativizar, ya que no existe un procedimiento legal que permita gravar las remesas para un solo país.

 

En cuanto a establecer tarifas para el comercio exterior, Villagrán dijo que todo este tema se encuentra regulado en el Tratado de Libre Comercio con EE. UU., conocido también como DR-CAFTA.