Recuento: crisis económica global golpeó Guatemala hace 10 años

Recuento: crisis económica global golpeó Guatemala hace 10 años

 

 

Recuento: crisis económica global golpeó Guatemala hace 10 años

 

A 10 años de la crisis financiera global algunas economías han superado y existe un rezago en otras.

 

Guatemala fue uno de los países golpeados y el indicador de crecimiento fue de apenas 0.5% en el 2009, uno de los más bajos en las últimas dos décadas.

 

Este acontecimiento provocó una serie de impactos y demostró cómo el sistema económico de Estados Unidos —la economía más grande del mundo— puede alcanzar a otras latitudes.

 

Los efectos se mostraron por el lado de un menor comercio exterior —importaciones y exportaciones—, el desempeño en la recaudación fiscal, menor actividad productiva, que a su vez se trasladó al mercado laboral y la caída de las inversiones, según lo demuestran los indicadores.

 

Por otro lado, fue uno de los períodos en que el Gobierno empezó con una escalada de endeudamiento para afrontar la crisis, por medio de recurrir al endeudamiento para inversión y funcionamiento, por la baja en la recaudación por una actividad económica deprimente.

 

La economía presenta un ciclo que es la recuperación, auge y expansión, pero también recesión y depresión. Guatemala se encuentra en una fase de recuperación.

 

Para Hugo Beteta Méndez-Ruiz, director de la sede subregional de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), 10 años después de la crisis económica y de Lehman Brothers, existen vacíos que hay que cubrir, así como la necesidad de acudir a sistemas de multilitarismo, ahora por las disputas comerciales entre grandes actores mundiales que en el escenario podría convertirse en otro riesgo.

Aseveró durante la Cumbre Empresarial del Sistema de Integración Centroamericcana (Sica), que también hay asignaturas pendientes en los paraísos fiscales que generan una competencia desleal para las empresas; y por otro lado, crear una materia de gobernanza para contener una crisis financiera y una caída del crecimiento, a lo que se requiere una institucionalidad global para poder responder adecuadamente.

 

Asimismo, dice Beteta, trabajar en nuevos temas como las transferencias de tecnologías que son importantes y que no sea el mercado la única vía para tener acceso a la transferencia, que amerita atender los temas de salud, biotecnología y el espacio global para acelerar el desarrollo.

 

Según el recuento de Cepal, la crisis económica tuvo un “significativo” impacto en las economías latinoamericanas, que recurrieron a otras instancias de apoyo financiero, pero también provocó problemas en las clases medias.

 

“Los más afectados de la crisis fueron las clases medias del mundo y es un tema importante en el plano político para tener bien clara la agenda de las clases medias”, subrayó.

 

Advirtió de que las presiones para el sistema político son de atender a la siguiente generación en temas como movilidad social y vivienda.

 

Sergio Recinos, presidente del Banco de Guatemala (Banguat), explicó que afortunadamente las economías se han recuperado, aunque existen rezagos en algunos países que están muy focalizados.

 

Estados Unidos es el principal socio comercial y su economía ha mejorado, un poco más que otras más avanzadas, aunque se observa una desaceleración —ritmo de crecimiento menor—, destacó el funcionario al hacer una reflexión.

 

“Guatemala es un país pequeño y los shocks de esta naturaleza nos afectan, que en este caso impactó la economía de EE. UU., por esa vía se afectan las exportaciones y en general todas las economías latinoamericanas”, consideró el presidente de la banca central.

 

Recordó que, en el 2009 hubo una gestión de la política económica en general, lo cual causó que Guatemala fuera el único país que tuviera un crecimiento positivo de 0.5%, versus otras económicas que registraron caídas —desempeño negativo— en su crecimiento.

 

A consideración de Recinos, la recuperación en Guatemala fue rápida en comparación con las economías emergentes y en las avanzadas fue más prolongado el crecimiento.

 

La producción en el 2010 se recuperó al 2.8% que fue un crecimiento óptimo bajo esas circunstancias, añadió. En promedio, el crecimiento económico del país es del 3%, pero es insuficiente para cubrir las necesidades, reducir las desigualdades y la brecha.

 

Para el sector exportador la crisis reflejó fuertes lecciones, pero a la vez permitió actuar ferozmente para no perder los negocios y buscar nuevos nichos de mercado y bienes para poder comercializar con otros socios comerciales.

 

Connie Beneitez de Paiz, presidenta de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), dijo que la experiencia permitió que los empresarios fueran más creativos para poder responder ante la debacle y buscar nuevos mercados.

 

“Los empresarios voltearon a ver a mercados como la Unión Europea, México, Centroamérica y Suramérica para poder sacar adelante sus negocios”, recuerda De Paiz.

 

Por aparte, Hugo Beteta Méndez-Ruiz, director de la sede subregional de la Cepal, aseveró que en la actualidad hay menos espacio fiscal por la deuda que se acumuló en algunos países.

 

Pero para el caso de Centroamérica hay espacio en la política macroeconómica, para apuntalar el crecimiento y la inflación está dentro de los rangos de metas de cada país.

 

Además, hay nerviosismo en el mundo y el índice de volatilidad o el índice del miedo va hacia arriba. “Del 2018 para acá el índice ha subido, pero no está en niveles críticos, pero hay que verlo porque se captura un poco el sentir de los mercados y tiene un poco de la percepción del miedo, dijo el delegado de Cepal.