Señalan al presidente hondureño de recibir millones de dólares del narco

Señalan al presidente hondureño de recibir millones de dólares del narco

 


Señalan al presidente hondureño de recibir millones de dólares del narco

 

Según la fiscalía de Nueva York, el actual mandatario recibió dinero de “el Chapo Guzmán”.

 

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, recibió millones de dólares en sobornos de narcotraficantes a cambio de protección, incluido del capo mexicano Joaquín el Chapo Guzmán, aseguró ayer el fiscal neoyorquino Jason Richman al comenzar el juicio por narcotráfico del hermano del mandatario en una corte de Manhattan.

 

La fiscalía del distrito sur de Nueva York acusa al exdiputado hondureño Juan Antonio Tony Hernández Alvarado, de 41 años, de cuatro delitos de narcotráfico, posesión de armas de fuego y mentir a las autoridades. Hace casi un año está preso en Estados Unidos, donde enfrenta un mínimo de cinco años de cárcel y un máximo de cadena perpetua.

 

“Lo más importante, el acusado era protegido por el actual presidente (de Honduras) que ha recibido millones de dólares en coimas de narcotraficantes como el Chapo Guzmán, que personalmente entregó un millón de dólares al acusado para su hermano”, dijo el fiscal al jurado en la declaración de apertura del proceso.

 

Richman aseguró que Tony Hernández era “un violento traficante de cocaína de proporciones épicas” y pertenecía a “una organización auspiciada por el Estado que distribuyó cocaína durante años” en EE. UU. con la meta de embolsarse millones de dólares, y que era protegida por una red de funcionarios hondureños corruptos, entre ellos “alcaldes, legisladores, generales de las fuerzas armadas, jefes de la policía”.

 

El fiscal lo señaló de ordenar al menos dos asesinatos de narcos. La justicia estadounidense asegura que el dinero de la droga enriqueció al acusado y financió campañas de varios candidatos de su Partido Nacional, incluidas la del expresidente Porfirio Lobo (2010-2014) y las de Juan Orlando Hernández, electo en 2013 y reelecto en 2017.

 

Una moción presentada en agosto por la fiscalía de Manhattan para el proceso indica que el presidente Hernández recibió de un narcotraficante que coopera ahora con la fiscalía al menos US$1.5 millones de dinero para su primera campaña, y unos US$40 mil para la segunda.

 

También asegura que Lobo recibió del mismo testigo US$2 millones para su campaña. La fiscalía dice que probará que Lobo y Juan Orlando Hernández fueron co-conspiradores del acusado, y asegura que fueron “electos presidentes gracias, al menos en parte, a ganancias del tráfico de droga”. Ambos rechazan las acusaciones y no han sido inculpados formalmente.

 

En su defensa, el presidente Hernández ha enumerado sus logros en la lucha antinarcóticos, entre ellos la reducción de la tasa de homicidios de Honduras. “Por mi lucha contra el crimen organizado soy sujeto de atentados y ahora una campaña sucia de desprestigio liderada por narcotraficantes, mareros, policías corruptos, asesinos confesos, empresarios coludidos que financian a estos criminales y hasta políticos”, dijo el mandatario la semana pasada en un discurso ante Naciones Unidas.