Tajante No panameño a pretensión de EE. UU. para convertirlo en Tercer País Seguro

Tajante No panameño a pretensión de EE. UU. para convertirlo en Tercer País Seguro

 

 

Tajante No panameño a pretensión de EE. UU. para convertirlo en Tercer País Seguro

 

 “Con los migrantes que tenemos es suficiente”, afirma el presidente Laurentino Cortizo ante posible petición de gobierno de los Estados Unidos.

 

“No veo eso viable”, dijo ayer el presidente Laurentino Cortizo, en referencia a la posibilidad de que Panamá acceda a una petición de Estados Unidos para negociar el envío a territorio panameño de solicitantes de asilo de África, Asia y otros países, que EE.UU. no estaría dispuesto a recibir.

 

La intención de negociar este supuesto acuerdo bilateral causó revuelo en Panamá, luego de una publicación del diario “The Washington Post” en la que se filtró que el Gobierno de Estados Unidos enviaba a un alto representante para esos fines.

 

No obstante, una fuente de la Embajada de Estados Unidos aclaró el tema, aunque sin negar conversaciones bilaterales sobre este particular. La información ampliada compartía declaraciones del propio secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin K. McAleenan, en las que negó que su visita a Panamá tenía la intención de negociar o firmar un acuerdo específico sobre “Tercer País Seguro”.

 

La figura del “Tercer País Seguro” es una modalidad incluida en la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados, que establece que el país que recibe una solicitud de refugio, puede negarla o remitirla a un tercer país que considere seguro (en este caso Panamá).

 

McAleenan llegó ayer a Panamá, y antes de su arribo adelantó que “en realidad tenemos una agenda mucho más amplia” que solamente buscar un acuerdo de asilo.

 

“Hablaremos de manera amplia de nuestra relación de cooperación en seguridad y en construir una fuerte base para continuar nuestra asociación y el intercambio de información con Panamá. Esto incluye el trasiego de drogas, tráfico de personas y un diálogo sobre flujos de migración irregulares y narcotraficantes en la región, pero no habrá ningún acuerdo específico que se negociará durante este viaje”, dijo el secretario estadounidense.

 

No obstante, el mandatario panameño descartó que se acceda a cualquiera solicitud de albergar más migrantes: “Nosotros con lo que ya tenemos es suficiente”. Agregó que esa realidad, Panamá la tiene bien clara, y que él esperaba que Estados Unidos lo tuviera igualmente claro.

 

Sin embargo, voces experimentadas en diplomacia, como el exvicepresidente Arturo Vallarino, señalaron que por las buenas relaciones de Panamá con el gigante norteamericano, cualquier tema -incluso este- debe ser atendido, aunque coincidió con Cortizo en que Panamá es muy pequeño para aceptar flujos de asilo para extracontinentales de manera masiva.

 

“Y si se aceptaran excepciones, pienso que deberían ser casos muy especiales, como asilo político, que sean pocos, y de personas que no vengan a competir con la mano de obra panameña”, opinó. En todo caso, Vallarino criticó que las informaciones sobre este tema lleguen primero a los panameños por medios extranjeros.