Trump y Pelosi se enfrentan en una acalorada reunión sobre Siria en la Casa Blanca

Trump y Pelosi se enfrentan en una acalorada reunión sobre Siria en la Casa Blanca

 


Trump y Pelosi se enfrentan en una acalorada reunión sobre Siria en la Casa Blanca

 

Dirigentes demócratas de la Cámara de Representantes de Estados Unidos salieron el miércoles de una álgida reunión sobre Siria en la Casa Blanca donde el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó a la líder del Congreso, Nancy Pelosi, de ser una “política de tercera clase”.

 

Uno de los demócratas que asistió a la reunión, el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, dijo que Trump lanzó una “desagradable diatriba” contra ellos, mientras que Pelosi consideró que el presidente experimentó una “crisis”.

 

El tóxico intercambio fue la última señal del dramático deterioro en las relaciones entre Trump y Pelosi desde que ella inició en septiembre una investigación de un juicio político contra el presidente.

 

“Él estaba insultado, especialmente a la presidenta del Congreso (…) la llamó política de tercera clase”, dijo Schumer después de que salieron de manera abrupta de la Casa Blanca, a donde habían ido para hablar sobre el controvertido retiro de tropas del norte de Siria.

 

Otros legisladores de ambos partidos se quedaron adentro, informó: Pelosi dijo que Trump parecía “muy agitado” por un abrumador voto bipartidista que se dio más temprano el miércoles en la Cámara de Representantes para condenar el retiro de las tropas, que según los críticos, dio luz verde a Turquía para invadir el norte de Siria y atacar a la milicia kurda.

 

“Lo que presenciamos de parte del presidente fue una crisis. Es triste decirlo”, añadió Pelosi. El número dos de los demócratas en la cámara baja, Steny Hoyer, dijo que él y otros legisladores estaban “profundamente ofendidos” por el trato de Trump hacia Pelosi.

 

“He estado en muchas, muchas, muchas reuniones como esta”, dijo Hoyer, “nunca había visto a un presidente tratar de manera tan irrespetuosa a un poder igual del gobierno de Estados Unidos”.

 

La vocera de Trump, Stephanie Grisham, rechazó la versión de los demócratas diciendo que el presidente había sido “mesurado y decisivo” y que la salida de Pelosi fue “desconcertante pero no sorprendente”.


“La lideresa Dem (demócrata) decidió salir furiosa y quejarse en la cámara,” tuiteó Grisham. “Todos los demás se quedaron a trabajar por nuestro país”.