¿Cómo saber si mi factura de luz será afectada por el cambio del subsidio a la Tarifa Social?

¿Cómo saber si mi factura de luz será afectada por el cambio del subsidio a la Tarifa Social?

 

¿Cómo saber si mi factura de luz será afectada por el cambio del subsidio a la Tarifa Social?

 

El aumento en las facturas por el cobro de energía será variado para 350 mil usuarios a partir del 1 de junio próximo porque algunos segmentos ya no contarán con subsidio para la Tarifa Social y a otros se les reducirá ese beneficio. Los más afectados tendrán alzas de entre 62% a 148%, según su rango de consumo.

 

El segmento que consume al mes hasta 53 kilovatios hora (kWh) no tendrá cambios pero el segmento de usuarios con más impacto será el grupo que consume de 74 a 88 kWh, ya que registrará alzas en sus cobros de entre 62% a 148%.

 

Estos varían según el área del país, y basados en la aplicación del subsidio sobre la Tarifa Social aprobada para cada distribuidora para el trimestre de 1 de mayo al 31 de julio podrá observar a continuación los cambios:

 

Los tres segmentos a continuación son familias pequeñas, que poseen en su hogar de 2 a 3 focos, 1 televisor pequeño y 1 radio pequeño.

 

De 1 a 53 kWh de consumo: En EEGSA, Deocsa y Deorsa, seguirán pagando por cada kilovatio Q0.50.

 

De 54 a 60 kWh: En las tres distribuidoras, hasta el 31 de mayo son subsidiados de forma que el usuario solo paga Q0.50 por kWh.

 

A partir del 1 de junio tendrán un incremento de Q0.27 en el cobro, es decir 54% más, porque empezarán a pagar Q0.77

 

De 61 a 73 kWh En este caso con usuarios con 2 a 3 focos, 1 televisor pequeño, 1 radio pequeño. Además una refrigeradora pequeña o un horno midrohondas.

 

En las tres compañías los usuarios pagan Q0.75 por kWh, y a partir de junio, les subirá Q0.02 y deberán pagar Q0.77.

 

Consumo de 74 kWh a 88 kWh al mes En este segmento los usuarios de las tres distribuidoras hasta mayo deberán pagar Q0.75 por cada kWh. Pero a partir de junio tendrán los siguientes cambios:

 

EEGSA

A partir de junio ya no tendrá subsidio y deberá pagar Q0.47 más para llegar a la tarifa completa de Q1.22. El incremento por cobro de consumo de energía en su factura será de 62%

 

Por ejemplo, el cliente que consume 75 kWh al mes en la actualidad paga Q56.25, pero a partir de junio deberá pagar Q91.25 solo de energía. Más los otros cargos del mes.

 

Deocsa

En el área cubierta por Deocsa, a partir de junio el rango de 74 a 88 kWh tampoco tendrá subsidio y deberá pagar Q1.11 más para llegar a la tarifa completa de Q1.86.

 

El incremento solo por servicio de energía será de 148% y de forma similar se reflejará en su factura.

 

Por ejemplo, si consumen 75 kWh al mes, solo de energía deberá pagar Q83 más ya que a partir de junio pagarán Q139, más los otros cargos en las facturas como cargos fijos, tasa de alumbrado público y 12% de IVA.

 

Deorsa

Para los usuarios de Deorsa en ese segmento tampoco contarán con subsidio a partir de junio por lo que deberán pagar Q1.01 más para llegar a la tarifa completa de Q1.76 que tiene autorizada la distribuidora.

 

El incremento será de 134% y de forma similar se reflejará en su factura. Quiere decir que quien consuma 75 kWh, pasará pagar Q132 solo de energía, es decir Q76 más respecto de mayo.

 

Consumo de 89 a 100 kWhEn EEGSA ya no tienen subsidio por lo que seguirán pagando Q1.22.

 

En Deocsa, pagaban alrededor de Q1.66, se les subsidiaba con unos Q0.20, pero a partir de junio deberán pagar la tarifa total de Q1.86.

 

En Deorsa, pagaban alrededor de Q1.56, pero a partir de junio al ya no tener subsidio deberán pagar la tarifa total de Q1.76. El aumento en el pago en estas dos últimas sería alrededor de 12% en su factura.

 

Los segmentos que gastan entre 74 a 100 kwh al mes suelen tener 3 a 4 focos, un televisor y un radio, una plancha, un cargador de teléfono, una computadora. Algunos expertos menciona que pueden tener una refrigeradora o un horno microhondas, aunque Energuate explicó en otra ocasión que al añadir alguno de  los dos se sale de ese rango de consumo.

 

En todos los segmentos mencionados no incluyen aparatos como calentadores de agua ya sea de ducha o general para el hogar, lavadora, secadora, y, aunque incluye plancha refieren que tienen pocas horas de uso. Aunque hay oficinas o comercios que por su bajo consumo también entran en estos grupos.

 

Cambios anunciados

 

El Inde modificó la forma de brindar el subsidio a los usuarios por cada rango de consumo con el fin de que se tenga capacidad financiera de cubrir ese beneficio para todo el 2019. Inicialmente se había anunciado que solo se contaba con fondos para cubrir hasta marzo, luego se amplió hasta mayo, y con el cambio alcanzará hasta el 31 de diciembre pero con las modificaciones mencionadas.

 

La entidad explicó la falta de fondos para continuar cubriendo ese subsidio tomando en cuenta inviernos con niveles menores de lluvia respecto de un invierno normal entre el 2015 y el 2018. De seguir absorbiendo el costo de ese beneficio pondría en peligro las finanzas del Inde han argumentado directivos.

 

“Como consecuencia de la falta de respaldo financiero a la institución y a las condiciones de los inviernos del 2015 al 2018 que inciden principalmente en la poca disponibilidad de agua en el embalse de la Central Hidroeléctrica Chixoy,  las finanzas del INDE únicamente alcanza para cubrir los segmentos a los cuales hace relación en el comunicado de prensa, de lo contrario se pone en riesgo la estabilidad económica de  institución.

 

La nueva estructura se hace con base a los datos de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) por recomendación de Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan), explicó el Inde.

 

Según se ha explicado en ocasiones anteriores, en esos datos se ha definido que los rangos que se seguirán cubriendo son los de mayor pobreza.

 

Una de las observaciones que ha existido de parte del Inde y de expertos en temas de electricidad es que con el esquema inicial para brindar el subsidio se cubría usuarios que no necesitan ese beneficio, incluso oficinas, comercios y hogares con un poder adquisitivo con el cual sí podrían pagar el servicio.