EE. UU. anuncia cancelación de visa a funcionarios corruptos

EE. UU. anuncia cancelación de visa a funcionarios corruptos

 


EE. UU. anuncia cancelación de visa a funcionarios corruptos

 

La medida incluye también a los familiares de las personas señaladas en casos de corrupción.

 

“Así que no más viajes de compras o excursiones a Disney para líderes corruptos”, expresó ayer Patrick Ventrell, director de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y para la Aplicación de la Ley (INL, por sus siglas en inglés) en una conferencia de prensa junto a otros funcionarios estadounidenses en Washington DC.

Ventrell aseguró que Estados Unidos (EE. UU.) utilizará de forma “mucho más agresiva” las visas anticorrupción en la región.

 

La medida anunciada ayer incluirá en una lista negra a funcionarios vinculados en casos de corrupción y a sus familiares; además, les prohibirá el ingreso a EE. UU. Esta advertencia se dio durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca para abordar las acciones que se han realizado en los países centroamericanos para combatir las amenazas de la impunidad y conmemorar el Día Internacional contra la Corrupción.

 

Ventrell detalló que la herramienta política será utilizada en las próximas semanas y meses por las autoridades estadounidenses para “nombrar y avergonzar públicamente” a quienes utilizan su posición en los gobiernos para enriquecerse.

 

“Quiero dejar en claro que los funcionarios corruptos y exlíderes en la región deben tomar nota de que estaremos suspendiendo sus viajes y los de su familia. No más estudios prestigiosos para miembros inmediatos, que se benefician de las ganancias obtenidas ilegalmente y fueron robadas de las arcas públicas”, enfatizó el funcionario estadounidense.

 

El director de la INL afirmó que mantendrán la asistencia económica y de capacitación para jueces y fiscales, tanto en Guatemala como en El Salvador y Honduras, esto para mantener estrategias anticorrupción. Además, darán seguimiento específico a los casos que inició la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) para que no quede ningún trabajo perdido, detalló.

 

Michael Kozak, subsecretario Interino para Asuntos del Hemisferio Occidental, tuiteó ayer que el Gobierno estadounidense “niega visas a funcionarios involucrados en casos significativos de corrupción” y que también a sus familiares se les prohibirá viajar a ese país.

 

De acuerdo al excanciller Gabriel Orellana, estas medidas pueden convertirse en una “muerte civil” para quienes las reciben, porque muchas veces no solo se prohíbe realizar un viaje sino se toman disposiciones para vetar relaciones comerciales, bancarias y de traslados contra los corruptos y sus familias, aunque ellos no estuvieron involucrados directamente.

 

“Todos los países tienen un derecho unilateral para no aceptar a una persona con las excepciones que se consideren y cerrarle las puertas en todo tipo de prácticas”, añadió Orellana.

 

Otro de los señalamientos de los funcionarios de Estados Unidos fue que el próximo gobierno debe mantener un compromiso firme a los esfuerzos anticorrupción y contra la impunidad.

 

El subsecretario adjunto para América Central del Departamento de Estado, Hugo Rodríguez, explicó que han mantenido conversaciones con el presidente electo Alejandro Giammattei para mantener acciones con apoyo a las instituciones de justicia. “Esperamos mantener la presión sobre el nuevo gobierno cuando asuman el cargo en enero”, manifestó.

 

Rodríguez resaltó que al mantener operaciones ilegales y de enriquecimiento ilícito en los gobiernos se coloca en vulnerabilidad la democracia, se pierde la credibilidad de las instituciones gubernamentales, se reduce el crecimiento económico y se promueve la criminalidad, pues se facilitan delitos como el tráfico de drogas y armas y se permite que las organizaciones criminales operen desde el Estado.

 

Sobre la salida de la CICIG en septiembre pasado, Ventrell mencionó que el programa quedará como “un proceso de aprendizaje” para que los Estados de la región que mantengan estos programas tomen la lección de incluir al gobierno, el sector privado y los ciudadanos. “Creo que una de las cosas que debilitó a la CICIG fue su incapacidad para atraer a todos a bordo. Pero creemos que la CICIG también hizo un gran trabajo y aprendimos de esos esfuerzos”, concluyó.