Este es el delito sexual con mayor crecimiento en Guatemala

Este es el delito sexual con mayor crecimiento en Guatemala

 

Este es el delito sexual con mayor crecimiento en Guatemala

 

En el 2009 se tipificó el delito de violación a la intimidad sexual. Ese año se reportaron 34 denuncias en el Ministerio Público (MP). Diez años después, la cifra se incrementó hasta 1 mil 524 por ciento, según monitoreo efectuado por la Unidad Criminológica, un panel de expertos que analiza esoos fenómenos.

 

La falta ocurre cuando una persona comparte fotografías o videos del cuerpo de alguien sin su consentimiento, cuando envía a otros conversaciones o audios de naturaleza sexual sin autorización del aludido, o cuando graba a escondidas el cuerpo de una persona.

 

Alexander Sagastume Reinoso, de 24 años, se encuentra en prisión preventiva desde enero del 2018 por ese delito. Él fue acusado de grabar con su teléfono a mujeres que ingresaban al servicio sanitario del restaurante donde trabajaba como cajero.

 

Una joven ingresó al baño y se percató que un teléfono colocado en el extractor de olores estaba encendido y grababa a quienes entraban.

 

Sagastume Reinoso fue ligado a proceso por el delito de violación a la intimidad sexual por un Juzgado de Paz, que lo envió al centro carcelario Pavoncito, donde permanece a la espera de ser juzgado por un tribunal.

 

De ser hallado culpable podría cumplir una condena de uno hasta tres años y, si se comprueba que compartió las imágenes que grabó con su celular, la pena sería de hasta cuatro años. En ambos escenarios, la pena sería conmutable y podría pagar para no ir a la cárcel.

 

Este es solo uno de los casos que se denunciaron en el 2018, cuando el MP recibió 552 acusaciones, 144 más de las reportadas el año anterior.

 

Según Gabriela Sandoval, directora contra la violencia sexual de la Secretaría Contra la Violencia Sexual Explotación y Trata de Personas (SVET), la violación a la intimidad sexual siempre ha existido, pero se hizo visible con la tipificación del delito.

 

La utilización de la tecnología ha ocasionado que se propague, pero el conocimiento que tienen las víctimas de que esto es un delito las lleva a presentar una denuncia, lo cual expone aún más la problemática.

 

El reporte de datos de la Unidad Criminológica señala que el departamento de Guatemala tiene el mayor número de denuncias que ingresaron desde que se tipificó el delito en 2009 hasta el año pasado, sumando en total 614. Pero, al analizar las cifras por región, es oriente el que registra más casos: Jutiapa, 125; Zacapa, 82, y Santa Rosa, 77. Retalhuleu y Totonicapán tienen los números más bajos, con 31 y 24, respectivamente.

Cuando las denuncias de violación sexual que recibe el MP se comparan con las de violación a la intimidad sexual, se puede observar que las cifras de reportes del primer delito son altas, sin embargo, no se han incrementado al ritmo alarmante del segundo.

En el 2009 se recibieron 3 mil 890 acusaciones de violación sexual, pero en 2018 llegaron a siete mil 67. El incremento es del 82 por ciento, según el registro de la Unidad Criminológica. Mientras tanto, las relacionadas con violación a la intimidad sexual pasaron de 34 a 552, por lo que se investigan 1 mil 524 por ciento más casos, en el mismo período.

Mario Chang, de dicha unidad, refiere que son las mujeres las que más denuncian este delito y que se da entre personas jóvenes, el rango de edad podría ir entre los 18 a 30 años.

Usualmente los victimarios son personas que han convivido con ellas, novio, exesposo o amigos que se han adueñado de imágenes o videos donde aparecen para luego exponerlas.

“Las personas deben tener mucho cuidado con lo que comparten, porque por un momento podemos estar bien en una relación sentimental y de pronto ya no, y la otra persona puede tener material de nosotros que nos va a perjudicar por siempre. Puede dañar nuestra reputación”, indica Sandoval.

Aunque normalmente son los hombres quienes solicitan o comparten este tipo de material comprometedor, ellos también pueden ser víctimas de que alguien viole su intimidad, pero suelen ocultarlo por temor a la burla y los señalamientos.

 

Hay que denunciar

 

Los afectados pueden hacer la denuncia en las oficinas de atención a la víctima del MP.

Sandoval aconseja no omitir detalles de lo sucedido, así como aportar la mayor cantidad de pruebas que sea posible, como pantallazos que demuestren que la otra persona difundió imágenes íntimas sin su aprobación; hay que presentar enlaces si una imagen suya que se está difundiendo en una página de internet. Si se sabe el nombre del victimario hay que darlo sin temor.

A manera de previsión, Chang sugiere abstenerse de compartir material íntimo con cualquier persona, menos aún en redes sociales, aplicaciones de mensajería instantánea o correo electrónico.

Tenga en cuenta que si llega a sus manos imágenes de contenido sexual que vulneran la dignidad de alguien más y usted las comparte se vuelve parte de la cadena de personas que cometen el delito, dice Sandoval y recomienda hacer uso de la tecnología de manera responsable.

  • “La característica del delito de violación a la intimidad sexual es que debe existir una víctima a la que le sea vulnerada su dignidad porque se ha compartido una fotografía, un video, un archivo de audio, sin su consentimiento. Además, el delito puede aplicarse cuando se utiliza o se modifica esa imagen o video de carácter personal o familiar, y aunque el titular de la fotografía no se sienta vulnerado, pero sí afecta a un tercero, el hecho de que usted la haya compartido eso también es delito”. Gabriela Sandoval, directora contra la violencia sexual de la Secretaría de la Secretaría Contra la Violencia Sexual Explotación y Trata de Personas (SVET).