INAB CON EL APOYO DEL GOBIERNO, RECUPERÓ, CONSERVÓ Y MANEJÓ SOSTENIBLEMENTE MÁS DE 736 MIL HECTAREAS DE BOSQUE EN LOS ÚLTIMOS 4 AÑOS

INAB CON EL APOYO DEL GOBIERNO, RECUPERÓ, CONSERVÓ Y MANEJÓ SOSTENIBLEMENTE MÁS DE 736 MIL HECTAREAS DE BOSQUE EN LOS ÚLTIMOS 4 AÑOS

 


INAB CON EL APOYO DEL GOBIERNO, RECUPERÓ, CONSERVÓ Y MANEJÓ SOSTENIBLEMENTE MÁS DE 736 MIL HECTAREAS DE BOSQUE EN LOS ÚLTIMOS 4 AÑOS

 

 

El Instituto Nacional de Bosques –INAB- presentó el informe sobre administración de los incentivos forestales durante el período 2016-2019. Lo anterior en cumplimiento a las atribuciones establecidas en la Ley Forestal (Decreto Legislativo 101-96), y con el propósito de incrementar la provisión de bienes y servicios del bosque, en beneficio de la población guatemalteca, promoviendo la recuperación y la conservación de los bosques, fomentando su manejo sostenible.

 

Está actividad de fomento es desarrollada a través de la implementación de los programas de incentivos forestales PROBOSQUE y PINPEP. Durante los últimos 4 años se certificó un total de 126,559 proyectos a nivel nacional, con un monto total ejecutado de Q1,510,556,855.57, que corresponde a 736,395.93 hectáreas de bosque. Cada uno de los pagos en estos proyectos los realiza el Ministerio de Finanzas Públicas –MIFIN- directamente a las cuentas de los beneficiarios.

A través de los mecanismos de incentivos forestales se incentivaron un total de 101,882 proyectos de manejo de bosques naturales con fines de protección y producción que en conjunto representan 128,966 hectáreas de nuevos bosques bajo manejo sostenible, así como el mantenimiento de 485,926 hectáreas de bosques naturales incorporados en años anteriores.  Lo que evidencia que con el trabajo de INAB, avanzamos en la recuperación y mantenimiento de la cobertura forestal del país.

 

Los proyectos de manejo de bosques naturales con fines de protección y producción certificados a través de PROBOSQUE y PINPEP en el mismo período (2016-2019), están distribuidos en los 22 departamentos del país y significan una inversión del Estado de Q1,236,742,187.28 a través de lo cual se han generado beneficios socioeconómicos directos e indirectos a más de 129,461 personas (48% son mujeres), a través de la generación directa de 14.81 millones de jornales de trabajo en el área rural, equivalente a 54,886 empleos directos. Lo anterior viene a contribuir con el desarrollo económico y social de las familias en el área rural, tomando en cuenta la fuerte inyección de dinero gracias al Manejo Forestal Sostenible que practican.

 

La recuperación y la protección de bosques naturales lleva implícita, además, la generación de servicios ambientales importantes, como la protección del suelo y fuentes de agua, además el mantenimiento de la biodiversidad.  Se estima que de un 40 a un 50 % de estos bosques de protección se ubican en zonas de alta prioridad para la biodiversidad y entre el 60 y 70% se encuentran en zonas de alta importancia para la captación y regulación hídrica.  Es decir, se tiene un impacto directo en el mantenimiento y recuperación de nacimientos de agua, pero además de garantizar oxígeno, madera, medicinas y leña para las comunidades más pobres.

 

Recuperación de bosque en tierras que lo habían perdido. La recuperación de tierras forestales desprovistas de bosque, mediante el establecimiento de plantaciones y sistemas agroforestales también es otro resultado de los programas de incentivos.

 

La implementación de PROBOSQUE y PINPEP permitió que en los años 2016-2019 se recuperaran 23,482 hectáreas de tierras sin bosque, a través de plantaciones, sistemas agroforestales y restauración; y además el mantenimiento de 98,021 hectáreas de plantaciones, sistemas agroforestales y restauración establecidas en años anteriores y que aún están vigentes en los Programas de Incentivos.

 

Estos proyectos representaron para el Estado de Guatemala, una inversión de Q.273,814,668.30 de quetzales, (58% PROBOSQUE y 42% PINPEP), inversión que además de permitir la recuperación de bosques, también ha beneficiado directa e indirectamente a más de 31,255 personas (46% son mujeres) contribuyendo a la economía familiar campesina con la creación de 3,575,806 jornales en el área rural, equivalente a 13,244 empleos directos.​

 

Las plantaciones forestales, sistemas agroforestales y restauración incorporadas en los años 2016-2019, contribuirán significativamente a suplir las necesidades futuras de materia prima en la industria forestal, así como las necesidades energéticas del área rural y a revalorizar los bosques en el país. La recuperación de tierras forestales a través del establecimiento y mantenimiento de sistemas, es una alternativa en el área rural más pobre del país, la cual desarrollada integralmente ayuda significativamente a la provisión de bienes y servicios necesarios para garantizar la seguridad alimentaria de las poblaciones más vulnerables del país.

 

Todo este trabajo fue posible gracias al trabajo coordinado con diversas instituciones del Estado, entre ellas el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación; así como el Ministerio de Finanzas Públicas quienes tienen relación directa con INAB y demuestran su interés por recuperar la cobertura forestal de Guatemala.

 

Ya lograron reducir la pérdida neta de bosques anualmente de 38 mil hectáreas que se registraban en el 2010, a 17 mil en el año 2016, estamos seguros que vamos por buen camino, porque en INAB creemos que solo juntos lograremos una Guatemala con MÁS BOSQUES, MÁS VIDA.