Sindicalistas y Ministerio de Salud no llegan a acuerdos, amenaza de bloqueos sigue latente

Sindicalistas y Ministerio de Salud no llegan a acuerdos, amenaza de bloqueos sigue latente

 

 

Sindicalistas y Ministerio de Salud no llegan a acuerdos, amenaza de bloqueos sigue latente

 

La falta de diálogo entre las autoridades y el sindicato de trabajadores del sector Salud amenaza con paralizar otra vez el país. Los sindicalistas exigen el traslado a plazas permanentes, pero el titular de la cartera dice que no hay presupuesto ni tiempo para hacerlo.

 

Hace dos semanas, los sindicalistas bloquearon varias rutas del país por más de ocho horas como medida de presión para hacerse escuchar. El punto de discordia es el traslado de 8 mil personas que laboran por contrato a plazas permanentes -renglón 011-, un acuerdo al que ambas partes llegaron en diciembre del año pasado, pero al cabo de ocho meses, todo sigue solo en palabras.

 

Tener un acercamiento con el presidente de la República, Jimmy Morales, era una de las demandas que el sector hizo cuando salió a las calles, pero el asignado por parte del mandatario para atender el tema fue el ministro de Trabajo, Gabriel Vladimir Aguilera Bolaños, con quien ambas partes se sentaron en una de mesa de diálogo el viernes pasado, pero de las exigencias, no todas se lograron atender.

 

Según Luis Alpírez, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud de Guatemala (SNTSG), a pesar de  que trabajadores ya precalificaron para ocupar esas plazas, estas son entregadas a personas “seleccionadas a dedo” para pagar favores políticos. Tal afirmación la niega Carlos Soto, ministro de Salud,  quien además le pidió al sindicalista que si tiene pruebas, que lo denuncien ante las autoridades correspondientes.

 

“Es una provocación a los trabajadores que ya mandaron sus expedientes al ministerio”, dice el sindicalista, y exige que se suspendan esos nombramientos.

 

Otro punto de la demanda de los trabajadores del sector Salud era el pago retroactivo del incremento salarial que corresponde a los primeros tres meses del año, y que fue parte del acuerdo al que llegaron el año pasado.

 

Durante la mesa de diálogo del viernes este punto se resolvió y en los próximos días, el compromiso fue que lo recibirán  alrededor de 20 mil trabajadores que están pendientes de recibir el pago.

 

El ministro Carlos Soto refiere que el traslado de personal al renglón permanente no es posible, primero porque el tiempo les juega en contra. La Oficina Nacional de Servicio Civil -Onsec- cierra el 28 de septiembre la recepción de documentos para ocupar las plazas, lo cual ya no podría hacerse este año.

 

Otra de las razones, asegura es la falta de presupuesto. Según el ministro no hay recursos financieros para hacer los nuevos nombramientos, lo cual Alpírez no acepta, ya que según sus cálculos se requerirían unos Q50 millones que la cartera podría cubrir.

 

Ambas partes tampoco se ponen de acuerdo en el total de plazas 011 a las que se acordó trasladar a los trabajadores. El sindicalista dice que son 8 mil, mientras que Soto afirma que son 5 mil, pero esta última cifra es la que se pactó en el documento que firmaron en diciembre del año pasado en la sede del Ministerio de Salud.

 

Son 23 mil trabajadores los que están bajo el subgrupo 18, y los que aspiran su traslado a plazas permanentes, y de este grupo deben ser seleccionados los empleados que pasarán al 011. Tiempo de estar en el ministerio, que cumplan los requisitos y la experiencia que cada puesto exige, son los requerimientos que deben llenar para ser elegidos.

 

Pero el tema sigue en el limbo. Los sindicalistas no desisten de ser atendidos por Morales para que medie en la situación, y de plazo para ser escuchados por el mandatario ponen hasta este miércoles 28 de agosto.

 

“Vamos a seguir insistiendo en que el acuerdo se cumpla, porque desde principio de año se garantizó la ejecución presupuestaria para esto”, dice Alpirez.

 

De no ser atendidos, tras ese compás de espera, los sindicalistas no descartan volver a las calles. “Está dentro de la agenda de los compañeros, porque solo de esa forma voltean a ver los problemas (…) Se los dijimos, serán cinco meses, como denominamos nosotros, de infierno. No vamos a descansar venga lo que venga, vamos a estar en las calles y en todos lados”, agrega el líder sindical.

 

Si salen a las calles, Soto asegura que ejecutará las medidas legales que le permiten un amparo vigente que garantiza los servicios de salud para la población y que no pueden ser detenidos por ningún motivo.

 

“La gente que está por contrato, si participa en el paro, les quito el contrato, mucha gente se puede quedar sin trabajo. La gente del sindicato puede irse presa, porque no está cumpliendo con las órdenes que dio la corte”, agrega el ministro.

 

El analista Adrián Chávez indica que esto es consecuencia de la “lamentable costumbre de que en la mesa de negociación prevalezcan las amenazas de tomar “medidas de hecho” y los intereses políticos particulares y personales”, y no así los criterios técnicos, legales y financieros que hagan viable los acuerdos.

 

Chávez califica de “delicada” esta situación, y espera que entre ambas partes prevalezca la madurez y responsabilidad para evitar una crisis que afecte a la población.

 

De no resolverse el conflicto con los salubristas este año, el problema pasará al nuevo gobierno que tendrá que lidiar con la precariedad laboral, la cantidad desmedida de sindicatos que hay en Salud, y una demanda judicial al Estado por el incumplimiento de un pacto colectivo, refiere el analista.

 

Hugo Monroy, asignado por el presidente electo Alejandro Giammattei para ocupar el cargo de ministro de Salud, aún no tienen una postura definida sobre las peticiones de los sindicalistas. Hoy espera reunirse con las actuales autoridades de gobierno en la que se abordará el tema.

 

El 14 de agosto pasado trabajadores del sector salud fueron convocados para bloquear carreteras liderados por el Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud de Guatemala, con la petición de se cumpliera con el traslado de trabajadores por contrato a plazas permanentes.

 

Fueron 13 puntos los cerrados, según la Dirección General de Protección y Seguridad Vial ( Provial):

 

 

  • En la ruta CA-1 Oriente cerraron el paso en el Km. 65 de la ruta a El Salvador.
  • En la ruta CA-10 a Esquipulas: el km. 147 ingreso a Zacapa, el 176 km. cruce a Bado Hondo.
  • En la ruta CA-14 a las Verapaces: km. 132 cumbre de Santa Elena; km. 180 San Julián.
  • En la ruta CA-1 Occidente-Interamericana: km. 110 Chupol.
  • Ruta al Atlántico: km. 291 cruce Genor.
  • Ruta a Petén CA-13: km. 388 Machaquila
  • Ruta a Coatepeque CA-2 Occidente: km. 62 Alianza; km. 163 Triángulo, Mazatenango; km. 178 El Zarco; km. 212 cruce Las Victorias y km 247 cruce La Virgen.