Belleza interior y exterior también ¡¡!!

 

Por VINICIO Aguilar

 

 

Ese ángel natural que brota en personas a las que unos llaman, “buena gente”, otros “que linda o lindo” también se les sitúa como “buenísima onda” o “que calidad de ser humano” e incluso en el vocabulario de mi padre don Enrique “que fineza de persona” yo lo resumiría por esta vez,  a sabiendas que hay miles de formas más para referirse a ese hombre o mujer como “belleza interior y exterior también”; esta vez con nombre y sobre nombre, Sandy y/o Canchita.

Tratar de describir el ángel que tiene muy a flor de piel esta mujer seria como redundar en alguien que entra en el rango de las personas que son amables, contentas, corteses, educadas, felices, sonrientes, simpáticas, agradables y como si fuera poco, “bonitas”, claro está de carácter, con aplomo, atrevida, decidida, firme, emprendedora, de mirada angelical  y dulce tratar, por supuesto que se debe “emputar” igual enfadar y hasta molestar, pero eso no me toca a mí juzgar.

No estoy describiendo a un ser ficticio, ni mucho menos a un “clon”  o alguien fabricado en laboratorio o por la empresa Mattel, Inc, que desde 1959 fabrica las muñecas Barbie, que ha gran diferencia de Sandy (en las siguientes líneas llamaremos canchita) estas son de plástico y sin gigante  corazón y bondad como el que brota de la “canchita” de carne y hueso camanances en las mejillas 

Cuando me dispuse escribir esta columna me fue  fácil trasladar tanta amabilidad en un ser factible de presentar tal y como es, esas personas que lo llenan a uno de cordialidad, que da gusto saludar y compartir, que es un placer conocer y referirse a ellas como eso….un gran ser, de las que como diría mi Susy “si no te quedas en mi familia te adopto, pero ya se quedó”.

Su disponibilidad es una de sus peculiaridades y su sencillez una de sus bondades; cuando uno se topa con ángeles como esta “canchita” se hace uno la pregunta que deberían existir muchos más, y de hecho sé que los hay, pero hoy describí al que más cerca he tenido y del que no difieren quienes conocen  a la “canchita”, porque lo hemos comentado, coincidimos en percibirla así, sencillamente así.

Bien por mí y por muchos contar con un ser así, de aproximadamente 105 libras de peso e incalculable en oro, de no más de un metro 60 centímetros de estatura  pero de  descomunal altura, de cordial ser y magnifico tratar.

Belleza interior y Exterior también

ESTADO DEL TIEMPO

Go to top