Lo que debe saber antes de comprar lentes de contacto

Lo que debe saber antes de comprar lentes de contacto

 

 

Lo que debe saber antes de comprar lentes de contacto

 

Muchas personas usan lentes de contacto por lo que es importante conocer las ventajas y desventajas de los tipos de lentes de contacto y las reglas básicas para evitar infecciones oculares. Tome en cuenta estos consejos, previo a comprar este tipo de lentes.

Los lentes de contacto son buena opción para aquellas personas que necesitan corrección de la vista y no desean usar gafas o someterse a cirugía ocular. Estos tipos de lentes están diseñados para adaptarse a una variedad de necesidades de visión y estilos de vida.

Previo a adquirir lentes de contacto, lo aconsejable es que acuda al oftalmólogo para que este le realice un examen completo de la vista que le ayude con la adaptación. En algunas ocasiones podría necesitar un examen de seguimiento después de una semana, un mes, seis meses y luego de cada uno o dos años.

Mayo Clinic, organización que se dedica a la práctica clínica, educación e investigación que ofrece atención experta e integral a quienes necesitan recobrar la salud, por medio de un comunicado, destaca las características de los tipos de lentes de contacto y las reglas básicas para evitar infecciones oculares.

Si se pregunta cuál es el mejor tipo de lente de contacto, tome en cuenta el problema de vista que padece y el tiempo de uso.

Son los recetados frecuentemente por los profesionales porque son más fáciles de adaptar que los lentes rígidos permeables al gas. Funcionan para corregir problemas de la vista como miopía, trastorno común de la visión en el que observa borrosos los objetos alejados; hipermetropía, trastorno en el que observa borrosos los objetos cercanos; astigmatismo, imperfección frecuente y tratable en la curvatura del ojo que provoca visión lejana y cercana borrosa; y la pérdida de la visión de cerca por la edad, conocida como presbicia.

A las personas con problemas de visión les permite ver clara y nítidamente. Pueden ser útiles cuando ya se ha intentado usar lentes de contacto blandos, pero no resultaron cómodos o se padece de ojos secos.

Este tipo de lentes son más respirables porque permite que ingrese mayor oxígeno a la córneo, además, son más duraderos que los blandos. Lo recomendable es que se retiren por las noches para limpieza y desinfección, pero también existen algunos que pueden usarse durante una semana o incluso 30 días seguidos.

En algunas ocasiones, usar lentes de contacto puede provocar molestas o infecciones graves, por lo que Mayo Clinic comparte algunos consejos para prevenirlo.

Es recomendable que previo a manipular los lentes de contacto se lave las manos con agua y jabón, pero debe secárselas con una toalla sin pelusa. También minimice el contacto de los lentes con el agua o saliva, por lo que si practica natación o antes de meterse a una tina caliente quíteselos. Tampoco es ideal meterse los lentes a la boca para humedecerlos.

Respecto a las soluciones para lentes de contacto, utilice únicamente productos estériles de preparación comercial y fabricados para su tipo de lente. No utilice alguna solución que esté vencida.

Reemplace los lentes de contacto y los estuches como se recomienda. Cada vez que termine de usar el estuche, límpielo y enjuáguelo con solución estéril, no con agua de grifo. Lo recomendable es reemplazar el estuche cada tres meses. Además, no compre lentes de contacto de venta libre porque pueden causar lesiones e infecciones en los ojos.

Si llega a padecer de picazón o irritación en los ojos, quítese los lentes de contacto y aplíquese gotas lubricantes, porque algunas veces incluso con el uso y cuidado adecuados, puede padecer de síndrome del ojo seco. Pero, en algún momento su vista se vuelve borrosa, le duelen los ojos o tiene sensibilidad extrema a la luz, lo ideal es que consulte a un oftalmólogo para tratarlo lo más rápido posible.