Los pólipos en el colon, cómo afectan y cómo tratarlos

Los pólipos en el colon, cómo afectan y cómo tratarlos

 

 

Los pólipos en el colon, cómo afectan y cómo tratarlos

 

En su intestino podrían aparecer crecimientos anormales llamados pólipos. Aunque parecen inofensivos algunos podrían ser cancerosos o están en camino a convertirse en ello.

 

Los pólipos representa un tejido adicional que crece en diferentes partes del sistema digestivo, aunque es más frecuente encontrarlos en el colón.

 

El colon es la sección más larga del intestino grueso.  Es un tipo de tubo conectado con el intestino delgado por un extremo y con el ano por el otro.

 

La Sociedad Americana de Colon y Cirugía Rectal explica que este problema es común y se presenta en un 15 a 20 por ciento de la población adulta.

 

Por lo regular, estos aparecen en personas mayores de 50 años, así como en aquellos con tendencia hereditaria, quienes han tenido esta condición anteriormente o si se tienen antecedentes de cáncer de colon.

 

Aumenta la probabilidad de desarrollarlos cuando se tiene  sobrepeso o se fuma, explica Juan Carlos Ortiz, gastroenterólogo y vicepresidente de la Asociación guatemalteca de Gastroenterología.

 

Los pólipos no provocan síntomas.  Aunque algunos pacientes podrían tener sangrados rectal, cambio de color en las heces o que estas tengan un color negro, así como otras molestias de estreñimiento, diarrea y otras afecciones, agrega dice el gastroenterólogo Fabricio Alvarado.

 

Es importante visitar a un médico en cualquiera de estos cambios en el cuerpo.Héctor Luna, cirujano gastrointestinal y endoscopista, de Clínicas Punto 10, explica que una gran mayoría de casos se ubican mientras se está evaluando a los pacientes en una colonoscopia referidos por otra condición.

 

Según la clínica en que se esté efectuando el procedimiento, el encargado de la evaluación podría actuar y quitarlo durante el examen, si fuera muy grande o complicado, realizará una biopsia para examinarlo y así confirmar si es benigno o maligno.

 

Luna agrega que algunos de gran tamaño incluso podrían obstruir los intestinos.  Esto se relaciona con dolor abdominal y cólicos.

 

“Este protocolo de quitarlos en el momento de verlos es frecuente en clínicas de endoscopia avanzada porque se tienen más conocimientos y  herramientas para realizarlo”, agrega Ortiz.

 

Pero, si la clínica es solo de diagnóstico se referirá a otro especialista para darle el seguimiento.  En cualquier caso, el objetivo es eliminar el pólipo lo más pronto posible y evaluarlo.

 

Esto último es porque algunos de ellos aunque sean pequeños tienen el potencial de convertirse en malignos y este paso representaría un avance para evitar un cáncer futuro, dice Ortiz.