UNA FILOSOFÍA DE ENTRETENIMIENTO Y CREATIVIDAD LLEGA A OAKLAND MALL

UNA FILOSOFÍA DE ENTRETENIMIENTO Y CREATIVIDAD LLEGA A OAKLAND MALL

 

 

 

UNA FILOSOFÍA DE ENTRETENIMIENTO Y CREATIVIDAD  LLEGA A OAKLAND MALL 

 

Los areneros “Tangram” son el nuevo entretenimiento que llega a Plaza Rooftop y marca el inicio del verano

 

 

¿Arena + Tangram? Quién pensaría que estos dos elementos se fusionarían para desatar la imaginación y poner a prueba la capacidad geométrica y espacial de los niños. 

 

El Tangram es un juego proveniente de China, bien conocido como el “juego de los siete elementos”, el cual consiste en crear figuras o formas con siete piezas distintas: 1 cuadrado, 5 triángulos y 1 trapecio. Además de ser un juego entretenido, permite el desarrollo de muchas otras habilidades para crear figuras abstractas y poner a prueba la orientación espacial. 

 

Este juego potencializa la capacidad de crear conceptos geométricos, realizar cálculos de áreas y perímetros, y analizar los ángulos y proporciones de las figuras. La creatividad e imaginación no son una limitante para jugarlo, ya que se pueden crear desde figuras abstractas, hasta objetos comunes, animales, personas, etc. 

 

Por otro lado, la arena también es una forma extraordinaria de contribuir al desarrollo sensorial del niño y puede convertirlo en un protagonista del juego.  Desarrolla su creatividad, su curiosidad y pensamiento lógico, a la vez que le permite expresar y desarrollar su psicomotricidad. Con ella, los niños exploran, crean, manipulan, experimentan, resuelven problemas, entre otros.  

 

De esta manera, Oakland Mall ha asignado un espacio en la plaza Rooftop para que los pequeños puedan divertirse en los areneros que estarán formados por piezas Tangram gigantes, en donde podrán tener múltiples experiencias que estimularán su creatividad y percepción táctil. 

 

“En Oakland Mall estamos conscientes de la necesidad de impulsar el entretenimiento de la mano del desarrollo mental, y por eso hemos abierto estos espacios de sana recreación en base a la filosofía oriental del Tangram. Cada semana, el centro comercial armará una figura original con las piezas gigantes Tangram para que los niños puedan socializar entre sí en los areneros y disfrutar de esta amenidad que hemos implementado como parte de las actividades de verano”, comenta María Inés González, Gerente de Oakland Mall. 

 

 

Te damos un tip: sube al 2.o nivel de Rooftop para poder apreciar la forma Tangram de la semana…te aseguramos que para tu pequeño será más divertido cuando comprenda que está jugando arena en un cohete, conejo, barco o casita.

 

 

Un juego oriental para todas las edades

 

 

El Tangram es un juego educativo y creativo que no solo está orientado desarrollo pedagógico de los niños, sino que también es una herramienta útil para que los adultos puedan relajarse y generar nuevas ideas. Desde  sus formas más simples, puede ser jugado a partir de los 3 años y es un juego de destreza cognitiva sin precedentes que permite desarrollar la creatividad y el pensamiento lógico-espacial. “Todos deberíamos de tener un juego de Tangram en la oficina para romper con la rutina y generar espacios de creatividad”, indica la psicóloga Eileen Menegazzo. Es ideal para alcanzar estados de relajación, despejar la mente y abrir espacios para generar nuevas ideas. 

 

Para los niños, el Tangram es un juego maravilloso porque contribuye con su desarrollo cognitivo y psicomotriz.  Mediante el juego se estimula la creatividad y se crea un mayor número de conexiones neuronales en el cerebro, lo que a su vez influye en su capacidad de resolución de problemas.  Adicionalmente, el Tangram fortalece la orientación espacial del niño y el área lógica-matemática, y refuerza otras habilidades, como la coordinación ojo-mano, la atención y la memoria visual.

 

Otro de los grandes beneficios de este juego oriental es que permite alcanzar ciertos estados de relación ya que a través de él, la persona aprende a manejar su frustración y a enfocar su atención y energía en una determinada tarea.  Cuando el cerebro de la persona está enfocado en una actividad específica, puede proyectar en ella cualquier preocupación y liberar la energía.